Leyenda de El Cipitio

Share

El salvador cuenta con muchas historias que ofrecen cierto misticismo. Criaturas fantásticas y seres extraños se han apoderado de fantásticos relatos que entretienen a muchos incrédulos que ponen en duda su existencia y ponen en juicio a aquellos que aseguran haberlos visto.

La leyenda del Cipitío es un relato popular que se suma a la colección de historias contadas por los salvadoreños. Este personaje surge de otro que cuenta con su propia leyenda: la Siguanaba.

Mito del Cipitio

Luego de un romance con el dios Tlaloc, la Siguabana concibe un hijo de él llamado Cipitío. Su descuido como madre la hace acreedora de una maldición que la convierte en un alma condenada a vagar por los ríos y quebradas con un horroroso aspecto.

A raíz de esto, el Cipitío fue dejado como niño para siempre por el dios Tlaloc como un castigo para su madre. Su nombre proviene del nahuat “cipit” que se traduce como niño. Es condenado a vivir eternamente como un niño de 10 años, pese a eso es un ser inofensivo.

En ocasiones se vuelve un poco molesto. Le gusta espiar y tirar piedritas a las jóvenes bonitas cuando van a lavar a los ríos. O se burla de las personas con unas carcajadas descontroladas.

Su aspecto es muy extraño. Tiene una enorme barriga a raíz de toda la ceniza que comía cuando se quedaba solo sin los cuidados de su mamá. Sus pies están al revés y tiene la habilidad de aparecer y desaparecer de un lugar a otro.

Usa un enorme sombrero punteagudo. Utiliza unos pantalones cortos blancos y una camisa del mismo color, caites y una matata (una especie de bolso) en la que guarda sus polvos mágicos.

El Cipitío es uno de los personajes queridos en El Salvador y su relato ha sido reproducido en adaptaciones con ilustraciones de escritores como Manlio Argueta.

También se ha producido una serie televisiva en la que el actor Rolando Menéndez le da vida al personaje.

También te puede interesar:

Mitos y Leyendas de El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *